¿A quién no le ha preocupado alguna vez un ser querido? Ahora tienes la oportunidad de ayudarles. Desde aquí te proponemos 3 formas distintas de hacerlo:

  • Hazte tu mismo/a una sesión de Registros Akáshicos y pregúntales por esa persona y el problema que tiene. Hay veces que, desde los Registros de la madre se ha sanado el hijo.
  • Si a esa persona que te preocupa le gustaría probar los Registros, le puedes aconsejar que se haga él mismo una lectura. Así, podremos acceder a más y mejor información para liberar el problema.
  • Si quieres sorprender a tu ser querido, regálale una lectura de Registros. ¡Verás cómo se sorprende al ver cómo los Registros le cambian la vida!